La oficina móvil, lo digital al servicio del trabajo

El explosivo aumento de la conectividad de los usuarios gracias a la tecnología, la inclusión de la telefonía móvil y el auge de las redes sociales  han configurado el surgimiento de la oficina móvil. Hoy es posible trabajar desde cualquier parte y con la misma eficiencia como si estuvieras presente en un escritorio.

SerDigital > @SerDigitalCL >22.08.12

Hoy no es raro ver a gran parte de los ejecutivos en el metro de Santiago conectados a su smartphone o contestando silenciosamente un e-mail en medio de una conferencia de lo más seria. Es que este tipo de tecnología móvil es la que permite que los niveles de productividad de las empresas aumenten, al llevar la oficina donde quiera que haya señal.

Con el surgimiento de los teléfonos celulares inteligentes prácticamente todos los procesos que se realizaban a través de un computador es posible replicarlos con los dispositivos móviles. Recibir y contestar correos electrónicos, conectarse o transmitir una reunión, programar nuestra agenda e incluso confeccionar documentos, planillas o presentaciones.

Sin embargo, a pesar de que muchas funciones que se desarrollaban habitualmente en una oficina física es posible hacerlas hoy de forma remota hay ciertas “reglas” que conlleva la palabra “oficina” que no han cambiado en su esencia. Sobre todo las que tienen que ver con «organización jerárquica» o «lugar para la interacción humana») y no hay indicios de que estos conceptos sean cada vez menos importantes.

Grandes compañías con sistemas muy tecnológicos de trabajo aún perpetúan cargos y figuras organizativas propias de la era industrial, tales como gerentes a tiempo completo, organigramas, descripciones de puestos, etc.

La oficina como espacio físico donde desarrollar un trabajo no desaparecerá tan fácilmente. Al ser un lugar de socialización, interacción y colaboración, sigue siendo necesaria para las actividades de las personas. Son los procesos los que se sistematizan y en eso la tecnología tiene aún mucho qué decir.

 

¡Síguenos en Twitter y únete a nuestro Facebook!

Proyecto I+D SerDigital Iberoamérica – www.serdigital.org

En la era digital… siente, piensa y actúa digital. 

¡Llévate la nota al móvil!

Open Garden: Internet para todos

Compartir tu acceso a internet móvil de forma totalmente gratuita. Esa es la función de Open Garden, una nueva aplicación para smartphones que permite a los usuarios crear una red de equipos con conectividad.

 

SerDigital > @SerDigitalCL > 16.06.12

 

Open Garden funciona con dispositivos que se encuentre cerca. Una vez activado el servicio, los móviles se conectan automáticamente y si uno de ellos cuenta con conexión internet, los otros se sumarán a esa red. Por ejemplo, si bajas Open Garden y te encuentras en un café sin acceso a wifi donde haya más personas con la aplicación, puedes ocupar la conexión de esa otra persona.

 

Según Micha Benoliel, cofundador y presidente ejecutivo de Open Garden «Cada teléfono inteligente es un ordenador y un router, así que pensamos que era el momento adecuado para interconectar todos los dispositivos juntos para hacer un acceso más general en todas partes».

 

Una de las grandes ventajas de Open Garden es que se pueden evitar los altos costos del roaming, sobre todo para quienes viajan frecuentemente y quieren mantenerse conectados.

 

Actualmente, la aplicación está disponible para Iphone, Android y Mac. A pesar de los beneficios que reporta para los usuarios, Open Garden ya tiene sus detractores y críticas, principalmente de empresas de telefonía móvil que temen reducir sus ingresos. En ese sentido, Benoliel dijo que la aplicación podría beneficiarles, al ayudar a descongestionar las redes 3G y 4G mediante estas conexiones WiFi.

 

 

 

¡Síguenos en Twitter y únete a nuestro Facebook!

Proyecto I+D SerDigital Iberoamérica – www.serdigital.org

En la era digital… siente, piensa y actúa digital. 

 

QR code

¡Llévate la nota al móvil!

Estilo de vida digital

La e-life, o vida digital, es llevada a diario por muchos chilenos, quienes continuamente se enriquecen a través del uso de la tecnología. Plataformas sociales, bancos y el comercio ya se han sumado a este cambio cultural que llegó para quedarse.

CSD > SerDigital@SerdigitalCL > 27.04.11

La penetración de Internet en Chile es muy alta. De hecho, más de 7 millones de personas utilizan este recurso, lo que equivale a alrededor de un 40%.Más allá de esta consolidación, hoy es posible decir que el usuario actual es más conectado, multicanal y protagonista, como lo define Miguel Arias Cerón, director de I+D SerDigital.cl, lo que se explica precisamente por el uso de Internet móvil como en los teléfonos celulares, que están cada día más equipados.

Acceso a Internet - Radiografía del Chile Digital 2.0

Según estadísticas de la Radiografía del Chile Digital 2.0. en el Bicentenario, en nuestro país sobre el 90% de lo adolescentes y jóvenes que tienen acceso a Internet se conecta a la red, y entre el 15 y 20% de la nueva generación accede a Internet frecuentemente desde sus celulares, siendo ésta una tendencia que crece. Mientras que el 5,6% de ellos se conecta desde redes Wi-Fi en lugares públicos.

“El usuario de Internet móvil es el usuario promedio o base del futuro. Se estima que el desarrollo móvil es mayor que la banda ancha fija. Lo que ocurre en las naciones desarrolladas y países como el nuestro”, precisa Miguel Arias.

Razones del acceso

Para nadie es sorpresa que quienes marcan la tendencia de la banda ancha móvil son los niños, los adolescentes y los jóvenes. Sin embargo, se dan diferencias entre las formas de ingreso a la red: “Los jóvenes y adolescentes acceden a Internet con sistemas de prepago; los adultos, principalmente, con sistemas de contrato de telefonía móvil. También los adolescentes y jóvenes acceden desde diversas fuentes y cada día más desde móviles”, precisa Arias.

Los usuarios de smartphones, por ejemplo, usan Internet desde sus celulares, mediante conexiones 3G y muchas veces conectan sus computadores a través de estos equipos .

¿Qué buscan?

Para Arias, los contenidos preferidos son las redes sociales y sitios para compartir fotos, lo que se relaciona “con lo que denominamos ‘experiencia de felicidad’. Además, buscan información y, principalmente, mantener las redes sociales 2.0, además de generar contenido primario, es decir, compartir su imagen, lo que piensa, siente y hace. Otro contenido muy valorado por este usuario son los videojuegos y música para descargar”.

Pero también es importante el uso que se le da a sitios de noticias y de trámites bancarios. Respecto a esto último, los beneficios del uso de redes informáticas y la aparición de nuevos dispositivos como tablets y smartphones han promovido el desarrollo de los sitios con nuevos servicios y soportes.

Fuente: La Tercera

En la era digital… “siente, piensa y actúa digital”

Programa de Alfabetización Digital y Mediática 2.0 para la ciudadanía PADM 2.0

Periodista Ciudadano: la tecnología y la noticia instantánea.

Tiempo atrás, diarios como La Segunda tenían la noticia fresca del día, lo que pasó en la mañana para saberlo en el mismo día y no al siguiente día. Los medios tradicionales comenzaron a incluir más extras y pequeños espacios de noticias para abarcar la noticia “al instante”, pero nada ha podido superar –hasta ahora- el periodismo ciudadano, producto de las nuevas tecnologías y plataformas (celulares y smartphones equipados con cámaras e internet, y plataformas como twitter, facebook y flickr). Eventos como el golpe de estado en Honduras, el mismo terremoto del 27 de Febrero y diversos avisos respecto a tránsito, amenazas de bomba en X locación, etc., han sido transmitidos y difundidos en tiempo real a través de las distintas plataformas, incluyendo imágenes y hasta video, de ser posible. Este nuevo escenario implica diversas responsabilidades (en la información entregada), pero a la vez, innegables oportunidades de conocer lo que ocurre en nuestro cotidiano, a la misma hora que nos dirigimos a algún lugar, o nos encontremos en otro. Quizás es la hora también de integrar cátedras de periodismo ciudadano, ¿no?