Reportaje: Qué hacer cuando un niño se transforma en víctima en la red

Al sufrir una agresión, los niños o adolescentes pueden sufrir cambios conductuales e incluso psicológicos a los que es necesario estar atentos y también considerar una serie de medidas para no hacer de este problema un proceso más traumático.

RNB > GSD 2.0 > 23.10.10

Quizás mucho de los que hoy somos adultos podemos haber sido víctimas de bullying en el colegio. Sin embargo, para los estándares de la época, no pasaba de ser un simple “altercado” y formaba parte de la realidad cotidiana.

En la actualidad, la situación es completamente distinta. Cada vez más, la sociedad se va haciendo cargo de este fenómeno que parece ir aumentando en el tiempo y la población está empezando a tomar conciencia de lo que realmente significa. Por su parte, los medios de comunicación han hecho lo propio, tratando de informar sobre nuevos casos de agresiones, las que, con el devenir de la tecnologías y las plataformas sociales 2.0, han ampliado su rango de acción, pasando también a formar parte de la web 2.0, con el denominado ciberbullying y también con el grooming, que es el acoso de un adulto a un menor.

Lo importante hoy es que los padres sean precavidos y tomen conciencia de que estos fenómenos realmente existen y sus hijos pueden ser víctimas de ellos.

¿Cómo puede un papá percibir que si su hijo está teniendo problemas? Hay pequeños síntomas que pueden advertir que la situación no anda bien. Según explica Uberlinda Martínez, educadora social del Proyecto Generación Ser Digital 2.0, cuando uno como padre se da cuenta de que el hij@ comienza a aislarse y no socializa con otros como antes o siente que el niño o joven tiene problemas depresivos, ansiosos o angustiosos. “Es decir, cuando manifiesta cambios en su forma de ser y, definitivamente, cuando ya no desea asistir a la escuela o a algún lugar social en el cual solía compartir”.

Una vez que se detecten esos cambios conductuales y afectivos, es necesario tomar medidas para proteger a los niños o adolescentes. “Primero, debes entregarles confianza para que se acerquen a ti en caso de que necesiten ayuda. No reacciones en forma violenta, primero acoge al niño de forma que te exprese su ansiedad y te cuente lo sucedido”, aconseja Martínez.

Una buena medida también es eliminar de sus contactos a la persona que lo está acosando y, si no es posible identificarla, lo mejor es borrar todas las cuentas y crear otras, para que el niño comparta sólo con los usuarios que él considere que son sus amigos.

“Analiza la forma en que está presente el acoso y la gravedad de éste. Por ejemplo, si se trata de amenazas de agresiones físicas, es mejor actuar rápidamente. Si son molestias inofensivas, será mejor buscar la solución dirigiéndote a las personas pertinentes”, recomienda la educadora social.

Ahora, cuando las amenazas llegan a un límite en que el menor se siente incómodo, lo conveniente es guardar las pruebas y acercarse a una entidad que pueda ayudar en el caso, ya sea la escuela o alguna instancia legal.

Googléate: Por último, “si piensas que guardaron en la web información de tu hijo donde lo desacreditan, puedes acompañarlo para que juntos investiguen en un buscador con su nombre o apodo y ver si existe alguna información en la red en que pueda estar involucrado él o la familia”, indica Uberlinda Martínez.

El agresor también cuenta

En el tratamiento de los casos de violencia escolar, también se debe tomar en cuenta al agresor, porque es un niño y/o adolescente, que “proviene, habitualmente, de familias donde se imparte educación autoritaria, con creencias intolerantes, como el machismo. Otras veces han sido víctimas de violencia o algunos de ellos se dejan llevar por sus pares para ganar estatus”, dice la educadora.

Por lo tanto, ellos también necesitan orientación y apoyo, puesto que muchas veces sus actos son consecuencia de algún problema familiar o individual, sobre todo considerando que puede generar cambios conductuales. “Toda persona que se ha identificado con una situación conflictiva puede generar un cambio, sobre todo si está bien orientado hacia alternativas que generan estrategias de transformación en ella”, especifica la especialista.

“Dentro de los alumnos que ejercen bullying o ciberbullying es de suma importancia considerar el apoyo como una forma de generar herramientas psicológicas y sociales que les posibiliten relacionarse de forma distinta con los pares, así como también se deben estimular competencias y habilidades parentales en los adultos responsables de estos niños para que puedan guiar en forma adecuada el desarrollo de sus hijos”, sostiene Ingrid Conejeros, asistente social, encargada de Redes del Proyecto Generación Ser Digital 2.0.

De esta manera, tanto la víctima como el victimario deben recibir un tratamiento en que se fortalezca el rol protector del adulto hacia los niños, niñas y adolescentes. Además, es necesario establecer reglas claras de la utilización de internet y la forma de comunicarse con sus pares en los distintos contextos en los que se desenvuelven. Por otra parte, los padres deben mantener un diálogo fluido para conocer qué está pensando su hijo y desarrollar la confianza a través de respeto, la sinceridad y el apoyo mutuo.

Cuidado con las etiquetas

Al realizar un proceso de intervención responsable, tanto con el niño como con el medio que lo rodea, es posible revertir la imagen de victimario con la que queda un sujeto. “Ahora bien, es sumamente importante que toda la comunidad comprenda que el etiquetar a las personas en relación con su conducta, más aún cuando se es niño o adolescente, es algo que dificulta el proceso de intervención. El contexto adquiere relevancia, puesto que es el medio donde los individuos se desenvuelven, sobre todo en estas etapas del proceso de desarrollo de las personas”, explica Ingrid Conejeros.

Paso a paso frente al ciberbullying: PADM 2.0.

Una vez que los padres han detectado una agresión de bullying o ciberbullying es necesario que acompañen en todo momento al menor. Es importante que:

  1. Contengan emocionalmente y acompañen el sentimiento de indefensión que se aprendió en el episodio.
  2. Cambien inmediatamente las contingencias del contexto de agresión, además de fortalecer y mantener las contingencias positivas en el desarrollo del niñ@.
  3. No lo culpen por no contarlo antes.
  4. Hablen con visión de futuro, usando frases como “cuando salgamos de vacaciones” y con optimismo.
  5. Eviten querer hacer justicia por sus manos. Según el caso, es mejor que denuncien el evento en el colegio, autoridades, PDI o Carabineros. Que busquen el apoyo de un especialista.
  6. No suspendan el uso de internet o celular como medida de protección, pero sí deben controlar su uso responsable. Si es necesario, cambien el número del celular de su hij@ y la cuenta de MSN, Fotolog o Facebook. Si es un caso de riesgo puede suspender el uso.
  7. Estén con él o ella, compartan espacios sociales con sus hijos o estudiantes en el mundo online y offline.

Si la situación continúa y se está convirtiendo en un problema, se deben considerar las siguientes medidas:

  1. No borre o destruya las evidencias del ciberbullying (mensajes de texto, web, etc.).
  2. Trate de identificar al ciberagresor desde las claves en la web, recurra a especialistas en informática, redes sociales y/o a la policía.
  3. Marco de seguridad.  Comunique y hagas cosas frente al ciberbullying y por detenerlo.
  4. Recurra a organizaciones especializados en acoso. Existe apoyo en red.
  5. Aprenda a denunciar en las plataformas. La mayoría cuenta con esta posibilidad. Busque el botón.
  6. Denuncie el acoso a las autoridades o policía en caso de ser necesario. Es su derecho proteger a su hij@.

Medidas del colegio

Lo esperable es que el establecimiento educacional actúe de la siguiente manera:

  • Cuando la escuela recibe algún antecedente de bullying, debe hacer operar el reglamento interno que establece normas de convivencia y sanciones a las infracciones.
  • Derivar a las dos partes del conflicto al psicólogo escolar u orientador.
  • Informar a los padres de las dos partes la situación que están viviendo los alumnos.
  • Por último, si la situación es grave, deberán por obligación, según el artículo 175, letra e del Código Procesal Penal, denunciar. Esto lo pueden hacer los directores, inspectores y/o profesores.

———

PADM 2.0 – Generación Ser Digital 2.0 – en Twitter @serdigitalcl

Programa de Alfabetización Digital y Mediática 2.0 – GSD 2.0 – www.serdigital.cl